Vista desde la cabina de control